El director de la compañía de teatro, expresó que el mundo de “las tablas” es apasionante. Tan es así que, ponen todo el esfuerzo en la producción, la realización de obras y otras actividades artísticas. “El trabajo es intenso”, dijo y resaltó que la compañía siempre va a fondo en todos los desafíos que se presentan a la hora de montar cada obra.

Santiago Hogas, director de la compañía de teatro local fueguina.Web

Ellos tienen su lugar en una sala ubicada en el centro de Ushuaia. “Tenemos la suerte de contar con nuestra pequeña salita, muy pequeña, muy íntima, muy mágica. Yo siempre digo que es un pequeño lugar, para grandes emociones”, expresó.

Luego de un año y medio de pandemia, contó que el camino por continuar haciendo teatro, fue muy difícil. “Fue terrible para nosotros”, dijo y recordó/parafraseó a Maradona “Nos cortaron las piernas”, y agregó “Todo lo que hacemos es una excusa para encontrarnos con el público y lo hacemos a través del arte, a través de nuestras historias”. Si bien recibieron el apoyo de un subsidio y el apoyo de la gente, fue difícil por los costos que debieron afrontar, pero siempre con la pasión intacta.

En este tiempo de pandemia se adaptaron a lo virtual, hicieron varios encuentros, llevaron obras a través del streaming (recurso de la tecnología electrónica multimedia que envía contenidos de vídeo y audio a su dispositivo conectado a Internet), pero no era lo mismo. “Era como que le faltaba lo esencial. Es como el arroz sin queso, el amor sin beso”, comentó simpáticamente. “Faltaba la cercanía con la gente y eso es algo irremplazable”, indicó.

La pandemia y las restricciones, dificultaron el desarrollo en sala con público presencial. Ellos se adaptaron a lo virtual y llevaron sus obras a los hogares con pasión y dedicación por el arte.

A su vez, el director de escena, hizo el paralelismo entre ese modo de hacer teatro y el que se venía haciendo con público. Explicó las diferencias técnicas del teatro en tablas con público y el teatro a través del streaming. Es algo que no querían hacer, no por rebeldía, sino porque faltaba la conexión con la gente, la simbiosis que se genera en el ámbito de la sala entre el actor y el público. “Eso es lo que hace a cada función distinta. Los públicos van cambiando, los ánimos cambian, los actores están en momentos distintos y lo cierto es que el teatro es eso. El teatro nace en esa función y muere en esa función. Es algo que pasa por única vez, en ese lugar, con esas personas y desaparece, y eso es único”, remarcó. De todos modos, pudieron readaptarse a las exigencias de la pandemia y llegaron a varios hogares, llevando una sonrisa o por lo menos, una propuesta diferente.

Actualmente se está desarrollando una obra magistral donde el público vive todas las emociones. Es una comedia del santafesino Omar Lopardo, quien permitió que la obra fuese adaptada para hacerla más vertiginosa y reducir el tiempo, ya que por la pandemia los horarios también están reducidos. Santiago resaltó la posibilidad de poder recibir público. En sus planes está llevar a cabo 10 funciones de la obra denominada “Bonyur Tailandia”, un espectáculo de dos horas desopilantes, con historias enredadas, picarescas y de sorpresa.

Jimena Hogas y Marcos Lugones, artistas fueguinos.

Una historia que se desarrolla en la casa de un matrimonio de clase media. Ellos son un matrimonio de trabajadores que quieren cumplir su sueño de viajar y disfrutar de un lugar de playa ecuatorial, y que hasta el momento no habían podido concretar por falta de dinero. Llega a su vida un hombre ebrio, que quería terminar con su vida, pero fue rescatado por Horacio, quien lo lleva a su casa y ahí se desatan las escenas donde se combina el humor, con hechos confusos y divertidos que hacen reír a la sala. También, con el desarrollo de la obra, comienza el desfile y la participación de otros personajes, de los cueles, cada uno está cargado de características humorísticas y de personalidad.

“Para nosotros, alegrarle el día, la semana a una persona, aunque sea por un ratito, con todas las cosas malas que están pasando; dar un poco de alegría y sonrisas a la gente, para nosotros es una gran oportunidad de contribuir y eso para nosotros es fantástico”, dijo Santiago.

Para finalizar, agradeció la difusión del arte ushuaiense y fueguino. Invitó a todos a consumir las obras de teatro de toda la provincia, resaltando el talento que hay en Tierra del fuego. “Que la gente se anime, que venga a ver teatro, que aproveche a ver a los artistas en vivo en cualquier oportunidad que tengan, a nuestra sala o al resto de salas de Ushuaia, a los bares. Que vayan a ver a esos artistas en vivo que, es algo impagable. En Tierra del Fuego tenemos mucho talento. Hay que descubrirlo nada más”, concluyó.

Staff de la comedia, de izquierda a derecha: Diego Cantero, Juan Pablo Víctor, Marcos Lugones, Jimena Hogas, Darío Martínez y Viviana Vénere.