Acompañada por ministros de su gabinete, la gobernadora Rosana Bertone firmó este lunes, en Río Grande, el decreto que otorga un bono de fin de año de 10 mil pesos a trabajadores de la administración pública, jubilados y beneficiarios de pensiones RUPE.

"Es un día importante para nosotros la firma de este decreto", sostuvo la mandataria y dijo que desde su gestión "nuestro gran desafío, y lo que venimos charlando con todos los sindicatos, es que puedan tener la canasta básica, y esto es importante".

Bertone reiteró el esfuerzo que realiza el Gobierno en "pagar el salario en tiempo y forma; pagar el aguinaldo y pagar el bono, pagar las jubilaciones hasta 100 mil pesos en una sola cuota, creo que vamos en un camino que no ha sido fácil para ninguno de nosotros, que hemos discutido mucho pero podemos llevar esa discusión de una manera muy transparente, mirando los números de la provincia".

La Gobernadora sostuvo que "uno siempre tiene expectativas de estar un poco mejor y qué gobernante no quiere que su gente, sobre todo el sector público, esté mejor, y también tengo que decir que el Estado ha mejorado sus prestaciones en todas las áreas, hay una predisposición al trabajo que los cuidadanos lo ven y lo van reconociendo", afirmó.

Asimismo, Bertone reiteró que "ordenar y clarificar las cuentas no es fácil", agradeciendo además el acompañamiento de algunos sindicatos durante la firma del decreto por el bono de fin de año. "Sé que no es fácil conducir y explicar a las bases cuando hay un momento de crisis y de inestabilidad económica, me duele ver cómo está nuestro país, pero creo que en Tierra del Fuego entramos en un camino de paz que no podemos perder", dijo.

"Obviamente tenemos el desafío de seguir trabajando juntos el año que viene y encontrar alguna manera, que no es fácil pero créanme que lo vamos a hacer, para tener alguna suma que sea bonificable o remunerativa, vamos por ese camino, es lo que queremos intentar y es un desafío", cerró.