La mayoría de estos vehículos fueron robados y tenían pedido de secuestro por parte de la Justicia de la provincia.


Efectivos del Departamento de Operaciones Policiales junto con la Policía Vial de la provincia secuestraron, en los últimos cuatro meses, más de 3 mil motos vinculadas a causas judiciales y a la violación de la Ley Nacional de Tránsito.

A su vez, señalaron que se trata, en su gran mayoría, de vehículos que fueron robados y tenían pedido de secuestro por a cargo de la Justicia provincial. Parte de estos rodados fueron utilizados por “motoarrebatadores” para delinquir.

“La fuerza policial realiza controles en diferentes puntos de la provincia para prevenir y evitar futuros delitos. Al detectar alguna irregularidad, rápidamente se da intervención inmediata a la Justicia”, señaló el secretario de Seguridad de la provincia, Luis Ibáñez.

En esa línea, el funcionario destacó que se cuenta con el intenso trabajo preventivo del GEAM (Grupo Especial de Apoyo Motorizado) que tiene como objetivo contrarrestar el accionar de los “motoarrebatadores”.

El secuestro de las 3 mil motos se realizó durante el último cuatrimestre (entre diciembre de 2018 y marzo de 2019) es uno de los puntos que se resaltan en el informe cuatrimestral que presentará este martes el ministro de Seguridad, Claudio Maley, ante la Comisión Especial de Seguimiento de la Ley de Emergencia en Seguridad.





Comentarios