El policía formaba parte del equipo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, en Capital Federal.


Este viernes falleció el Policía Federal que fue baleado de un tiro en la boca cuando iniciaba un operativo de control en la capital tucumana. Fuentes policiales informaron que también murió uno de los dos asaltantes que lo atacaron y el otro fue herido en un posterior tiroteo con otro efectivo.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, lamentó “profundamente” la muerte de Pablo Ariel Rebollo y manifestó el acompañamiento “a su familia y amigos en el dolor”.

El ataque se produjo el jueves a la tarde en la avenida de Circunvalación, entre las calles Cuba y Guatemala, en el barrio La Costanera, una zona vulnerable de la capital Tucumana, donde el cabo Rebollo, junto a su compañero Damián Gallicchio, se disponían a montar un operativo de control.

Cuando Rebollo se bajó del móvil policial para colocar los conos refractarios correspondientes en el asfalto fue interceptado con aparentes fines de robo por dos hombres que circulaban en moto armados. Según dijeron las fuentes, el policía se identificó y uno de los delincuentes le efectuó un disparo a la altura de la boca.

El compañero de Rebollo, que estaba a bordo de una camioneta policial, al advertir el hecho comenzó a disparar y mató a uno de los delincuentes e hirió al otro. El cabo de la Policía Federal fue trasladado de urgencia al hospital Padilla con un proyectil alojado en la garganta y con otras lesiones y finalmente falleció.

Este viernes se le diagnosticó la muerte cerebral y que se inició con la ablación de sus órganos, tras lo cual estaba prevista la realización de la autopsia.

Rebollo formaba parte del equipo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y había llegado a la provincia de Tucumán hace pocos días para realizar un trabajo especial.

 Durante la mañana, la ministra Bullrich había manifestado en un comunicado su preocupación del estado de salud del policía, “quien estaba cumpliendo su labor diaria de cuidar a cada uno de los ciudadanos tucumanos”.

“Valoramos el compromiso del compañero cabo y de cada uno de los integrantes de las Fuerzas que, día a día, trabajan incesantemente enfrentando el delito. Seguiremos diariamente y de cerca el estado de salud del cabo Rebollo deseando que salga pronto de este momento crítico”, concluyó la ministra.

La esposa de Rebollo llegó a Tucumán proveniente de la ciudad de Buenos Aires y, se esperaba para las próximas horas la llegada de sus padres desde la provincia de Formosa.






Comentarios