El titular de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) habló sobre el difícil presente que atraviesa el sector.


Luego de varios días en el que los trabajadores de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) realizaron una medida de fuerza a nivel nacional por la que no circulaban colectivos entre las 22 y 6 de la mañana, el conflicto se destrabó, pero César González, titular de UTA en la provincia, no es optimista de cara al futuro.

“Llegamos a un acuerdo, las empresas van a hacer la liquidación correspondiente al mes de septiembre, se comprometieron a hacer hoy efectivo el pago​. Los compañeros percibieron la remuneración como se pactó en febrero sin inconvenientes, pero en el acta que se hizo el 4 de octubre, ellos se retractaron y dijeron que por error hicieron la liquidación con el incremento así que anunciaron que en el mes de octubre no la iban a abonar”, señaló.

Respecto al panorama que avisora para el sector, González advirtió: “Hay un problema que se avecina: la quita de subsidios va a comenzar el 1 de enero. Desde el 30 de diciembre del año pasado que está congelado”.

“Va a ser un caos para la actividad. Si con subsidios, el costo era de $25, ahora va a ser de $40, $45, y el tema va a ser quién lo va a poder pagar. Es imposible que una empresa pueda seguir transitando si no tiene pasajes”, cerró y contó en LV12 que se van a adherir al paro general convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en noviembre.






Comentarios