El hombre en cuestión es el chofer de otro de los imputados, al que se lo conoce con el alias de Pocho.


El crimen de Priscila Paz sigue siendo materia de investigación para la Justicia tucumana, que todavía no pudo esclarecer lo que ocurrió con la joven oriunda de San Pablo, que estuvo secuestrada nueve días y luego apareció muerta en medio de unos cañaverales.

Uno de los imputados en la causa, declaró ante las autoridades y reveló como fueron las últimas horas. Se trata de un sujeto que es chofer de otro de los imputados, que se lo conoce como Pocho. 

Según el sitio Periódico Móvil, fuentes judiciales le contaron que este individuo manifestó que él observó cuando Priscila llegó a la vivienda de un tal Borolo, dónde estaban reunidos bebiendo alcohol dos hombres y una mujer, que se encuentran todos imputados por el homicidio de la joven.

Continuó en su relato y manifestó que Paz llegó acompañada a esa vivienda por otro hombre que se lo conoce como El Santiagueño y que él no ingresó porque vio que la cosa estaba fea. Cerca de las 18, afirma que su jefe lo llamó para ir a buscarlo a la casa de dónde estaban reunidos y lo llevó a la zona del Mercofrut a comprar sustancias prohibidas. De allí regresaron al hogar, dónde continuó la reunión

Luego manifestó que un lunes, el hombre para el que él trabajaba lo llamó y cuando lo fue a buscar a la noche, Priscila estaba drogada, borracha y se la veía perdida. Todos subieron a la camioneta S10 y fueron hasta San Pablo. Lo hizo que se detuviera en un cañaveral y descendieron todos del vehículo y se adrentaron. El chofer calculó que estuvieron cerca de media hora y que todos regresaron menos la joven, y vio sangre en el pantalón de su jefe.

Por último, manifestó que los llevó a todos los imputados a la misma casa en la que se encontraban y que su jfe con la ayuda de otro de los sujetos  lavaron la camioneta. 




Comentarios