Alfredo Montalván, secretario de Medio Ambiente de la provincia, se mostró preocupado por el incremento de esta práctica. 


Una de las mayores preocupaciones que viene teniendo el gobierno provincial es la quema de caña y de pastizales, ya que provocaron accidentes de tránsito por la baja visibilidad que generan, también algunos se salieron de control y alcanzaron casas, entre otras problemáticas que derivan de esta práctica, que contamina el medio ambiente.

“A partir de junio comenzaron los primeros focos ígneos. Llevamos hasta la fecha más de 120 actuaciones con infracciones en campos que incendiaron caña o pastizales”, comentó Alfredo Montalván, secretario de Medio Ambiente de la provincia.

“El año pasado hicimos 130 actas en todo el año. Se incrementó. Es una labor diaria de julio a noviembre, pero la máxima se produce entre julio y septiembre”, explicó y agregó el funcionario.

Por último, Montalván expresó: “los registros en helicópteros y en terreno continuarán todos los días del año, incluidos los fines de semana, con actuaciones en canchones de ingenios, rutas provinciales y nacionales”, concluyó. 






Comentarios