El intendente de Yerba Buena se mostró a favor de los vigías respecto al incidente que ocurrió con un joven que denunció ser agredido.


La denuncia de un joven que aseguró ser agredido durante un control policial en Yerba Buena generó muchas polémicas y versiones. Por eso, Mariano Campero, intendente de la ciudad, se refirió a lo ocurrido durante el martes y se mostró del lado de los vigías. “Estamos pidiendo los videos de negocios. Nos interesa llegar a las últimas consecuencias y  demostrar que la guardia actuó como se debe”, expresó. 

“La guardia viene trabajando con el municipio hace tiempo y este es el primer inconveniente. El punto en el que se desencadenó todo es cuando le secuestraron la moto por no tener patente y otras condiciones más de incumplimiento”, agregó.

Campero aseguró que la Guardia Urbana no agredió a nadie y que actuó según las leyes. “Hubo una agresión al guardia, que lo que hizo es reducirlo. Los golpes que tiene serían en la cara, la rodilla y un poco en el hombro, que son los lugares lógicos cuando se aplican acciones de reducción. Es muy posible que esta persona se haya exacerbado”, comentó.

Por último, remarcó que si llega a existir alguna irregularidad por parte de la guardia, no le temblará el pulso. “Si hubo alguna irregularidad voy a ser el primero en sumariar y hacer lo que tenga que hacer. Estoy convencido que la guardia actuó de muy buena fe en mi ciudad. Hay que ser un poquito respetuoso con la autoridad”, cerró en declaraciones a La Gaceta.






Comentarios