Momentos de tensión se vivieron luego de la caída de la pared lateral, que afectó la casa del hombre que cumple arresto domiciliario.


La pared lateral de un edificio que está en construcción cedió y causó mucho pánico en los vecinos de la avenida Mate de Luna al 2000. La más afectada por el derrumbe, que no provocó ni muertos ni heridos, fue la casa de Ángel “Mono” Ale, que se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria.

“Podría haber sido una tragedia. Hay gente responsable e irresponsable, no lo podía hacer entender a Miguel Galindo que estaba corriendo el riesgo una familia. Ahora estoy en Rivadavia y Bolivia por consejo de Defensa Civil”, afirmó Ale, que al momento de la caída estaba con su esposa, su madre, su nuera y su nieta.

Galindo se presentó en la casa e intentó brindar algunas explicaciones en un clima bastante alterado. “Yo vengo a poner la cara”, arrancó el ingeniero, pero rápidamente fue interrumpido por Ale: “yo le voy a decir una cosa a usted. Aquí han cavado para abajo (de mi casa)”, manifestó.

“¿Sabe qué es lo que usted no quiere reconocer? Yo no le voy pedir un centavo de más. Me cago en la plata. A usted le interesa la plata: a mí no me interesa. Mire lo que le digo. ¡Toda la mía me la he ganado laburando!”, gritó el propietario de la vivienda que fue alterandose cada vez más.

“A través de los irresponsables esos que han socavado para abajo (de mi casa) se podrían haber muerto mi nieta, mis dos hijos, mi madre, mi esposa y mi nuera. Eso nada más. Pero no me quierás decir otra cosa porque no te voy a escuchar porque vos me venís a querer mentir”, agregó.

Galindo intentó que las cosas vuelvan a ganar en tranquilidad y pidió no hablar adelante del periodismo, mientras le brindaba argumentos técnicos de lo que estaban realizando. Cuando vio que no podían dialogar, se retiró con uno de los arquitectos que lo acompañaba, que fue quién terminó sufriendo una agresión del hijo del “Mono” Ale, tal como se ve en el video que grabó La Gaceta.




Comentarios