Vecinos de un asentamiento ofrecen merienda a niños de familias humildes. Viven en Yerba Buena y están cerca de los principales countries.


En tiempos de pandemia, uno de los valores más resaltados durante esta crisis sin duda ha sido la solidaridad. En este caso vamos a contar la historia de un grupo de vecinos que pese a también tener dificultades buscaron la forma de ayudar a sus vecinos, de estar a la par todos juntos y ayudarse entre todos a salir adelante.

Son vecinos de bajos recursos y no dudan con sus pocos pesos en preparan una merienda para los niños que viven en la zona. Pero, la paradoja, es que están viviendo alrededor de uno de los sectores más pudientes de la provincia, en Yerba Buena. Los countries o barrios privados más conocidos del lugar están en las cercanías.

No reciben ayuda de ningún programa social oficial o benefactor. Esto sucede en el asentamiento ubicado en La Rinconada. Para ser más preciso en el Camino de Sirga y Solando Vera, subiendo al cerro.

Solidaridad entre los vecinos de los barrios más humildes.

Los martes y jueves, en horas de la tarde, un grupo de hombres y mujeres se reúnen y procuran armar una humilde merienda con chocolatada o mate cocido, o lo que alcance, que es acompañada con algunas tortillas o pan casero. Es en el patio de cualquier de los vecinos que ofrece el lugar para el encuentro y los niños concurren con sus tasas o vasos, para que reciban la porción correspondiente. Algunos son acompañados por sus padres que llevan sus asientos o cualquier elementos es útil para sentarse y merendar.

Solidaridad entre los vecinos de los barrios más humildes.

Solidaridad entre los vecinos de los barrios más humildes.




Comentarios