La charla se realizó en la Residencia Universitaria de Horco Molle. Resaltan la importancia del trabajo en conjunto.


Defensa Civil Provincial y guardaparques de la UNT dictaron una capacitación destinada al personal de estos organismos, del municipio de Yerba Buena, la Comuna de San Javier y de la Policía provincial para instruir a los futuros combatientes contra incendios forestales.

La charla se llevó a cabo en la Residencia Universitaria de Horco Molle y los expositores resaltaron la importancia de la articulación y coordinación de los distintos organismos frente al alerta de un incendio y el debido uso del equipamiento y herramientas por parte de los combatientes.

Desde 2009, la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) adquirió equipamiento de punta para el control inicial y para la supresión de incendios. Cuenta con una motobomba de origen canadiense; mangueras y herramientas manuales en perfecto estado de conservación, con mantenimiento periódico y puesta a punto, y con capacitación permanente de los guardaparques y su brigada contra el fuego.

Ramón Luis Imbert, sub Director de Defensa Civil de la Provincia, destacó el trabajo de la UNT su experiencia en el control y prevención de focos ígneos en el Parque Sierra de San Javier. “Históricamente –dijo- la brigada de incendios forestales de guardaparques fue la primera en tener un papel fundamental en el manejo y extinción de focos ígneos en la sierra de San Javier. Y transmitieron esa experiencia entre 2009 y 2013 para trabajar junto al cuerpo de bomberos voluntarios que no tenían la expertise de trabajar en la sierra combatiendo el fuego en áreas protegidas. Ahora Defensa Civil se sumó al trabajo en conjunto con la capacitación del sistema federal del manejo del fuego a nivel nacional”.

Por su parte, Manuel Imbert, director Operativo del Parque Sierra de San Javier, recalcó que “desde 2013, Defensa Civil está a cargo de los programa del manejo del fuego y articula a todos los organismos que trabajan en la prevención y lucha contra incendios forestales”. Para el funcionario universitario “es importante capacitar a todo el personal para que podamos hablar en un mismo idioma teniendo en cuenta las prioridades, el manejo de las herramientas manuales; para conocer la terminología; el uso de las herramientas mecánicas – como motosierras, bombas, mangueras y mochilas de agua- que nos permite nivelar los conocimientos y homogeneizar e el uso de estas herramientas de manera coordinada y segura”.

“También nos sirve para subrayar que lo primero que se debe proteger en el caso de un incendio forestal son los recursos humanos, es decir, el combatiente, garantizando su seguridad”, afirmó.

Manuel Imbert, recordó que frente a una emergencia existe un protocolo. “Cuando se visualiza una situación descontrolada del fuego lo primero que se debe hacer es llamar al 103: es la línea de Defensa Civil y el organismo que comienza a alertar al resto de los organizaciones e instituciones. Por ejemplo: bomberos voluntarios, de la Provincia y cuerpo de guardaparques si es que ocurre dentro del Parque Sierra de San Javier”.

Por otra parte, recordó que “por la característica agroclimática que tiene la provincia, el período seco comienza desde finales de otoño hasta la primavera. Los finales de primavera son los períodos críticos y los que brindan los peores índices de peligrosidad de incendios ya que se concentran temperatura en asenso y vientos más frecuentes. Si a esto le sumamos gran cantidad de masa verde que se fue acumulando desde el verano, pastos y arbustos comienzan a perder humedad y pueden ser de fácil combustión y desatar un tipo de incendio forestal”.

También dejó algunas recomendaciones para la población y en particular para los que visitan el Parque. “Las recomendaciones generales son sencillas: no realizar fuegos en lugares que no están autorizados y en aquellos que sí se puede hay que apagarlos bien antes de retirarse. No conformarse con pisotear o dispersarlos sino apagar con agua. Así eliminar el foco del fuego para evitar el salto de chispa o alguna brasa que haya quedado encendida”, y alertó: “El 90 por ciento de los focos de incendios son intencionales: por generar un daño intencional o, por un descuido. Existe un porcentaje mínimo como por ejemplo por un rayo en una tormenta. Al visitante la principal recomendación que le hacemos es acampar y hacer fuego en lugares autorizados, donde haya un fogón preestablecido y seguir las recomendaciones del guardaparque”.

Carlos Flores, es guardaparque Sierra de San Javier. Ingresó al Parque en 1996. Antes había sido bombero voluntario de Tafí Viejo. Es brigadista y combatiente de incendios forestales y uno de los capacitadores. Transmite su experiencia a los nuevos combatientes y alerta sobre el peligro de su tarea: “Hubo varias situaciones así, una de las más graves fue cuando se desató un incendio en una quebrada que provocó lo que le llaman como fuego de tronera. Cuando comienza a arder se forma un tipo de trompo y es impresionante la fuerza con la que se eleva el fuego y la velocidad que toman las llamas. Fue uno de los momentos más peligrosos en mi tarea”, recuerda y afirma: “Hay una normativa con 18 puntos que el brigadista debe saber y aprender para cuidar su vida que es el principal recurso de nuestro Parque”.




Comentarios