La investigación se inició a raíz de la denuncia que realizó una mujer de 51 años el 11 de julio pasado.


Investigadores de la División de Sustracción de Automotores de la Policía y en el marco de cinco allanamientos realizados en la tarde del viernes en la Capital, secuestraron importantes elementos que permitirían desarticular una peligrosa banda dedicada al robo de vehículos que, en su mayoría, son usados como taxis con documentación apócrifa.

Durante los procedimientos concretados en domicilios de los barrios Elena White, Victoria y 11 de Marzo, los efectivos secuestraron un auto marca Fiat Uno (transformado en taxi), documentación correspondiente a ese vehículo, tres butacas, cinco espejos retrovisores, tres cilindros de gas, cuatro paneles de puertas, una moto marca Honda, un revólver calibre 22 y una caja con 42 cartuchos.

La investigación se inició a raíz de la denuncia que realizó una mujer de 51 años en la Comisaría Séptima el 11 de julio pasado. Ese día, dijo haber dejado alrededor de las 23 su auto estacionado frente a su casa, y al despertar, advirtió que le habían robado su vehículo.

Tras la denuncia, los efectivos realizaron un relevamiento en el lugar del hecho con testimonios de vecinos que aportaron datos respecto al vehículo en el que se movilizaban los autores del robo, y sus características físicas. De allí surgió que circulaban en una moto marcha Honda.

Es así que identificaron al principal sospechoso y determinaron que integra una organización que se dedica a la sustracción de vehículos, les suprimen las numeraciones originales de motor y chasis, y luego son puestos en circulación con numeraciones y documentaciones apócrifas, en la mayoría de los casos para ser utilizados como taxis.

Por ello, se iniciaron este viernes allanamientos en cinco domicilios que estarían vinculados con esta actividad delictiva. En uno de ellos, ubicado en calle Chiclana al 1.500 de la Capital, se concretó el secuestro de un auto transformado en taxi.

“El auto tenía suprimida la numeración de chasis y extraídos los stickers de seguridad. En tanto, la carrocería y accesorios no correspondían al año de fabricación de acuerdo al dominio que tiene la unidad. Además, en el interior, se encontró documentación apócrifa con la cual estaba circulando como taxi”, detalló el comisario, Walter Salvatierra.

Por último, confirmó que los elementos secuestrados fueron puestos a disposición de la Fiscalía Especializada, al mismo tiempo que continuarán con las investigaciones para dar con el principal sospechoso y otros miembros de la banda, todos con antecedentes delictivos.





Comentarios