Es uno de los insólito intentos de los vecinos de Tucumán para paliar los altos costos de las boletas del servicio eléctrico.


En muchos hogares de Tucumán se ha visto una botella de agua sobre el medidor de luz. Así como se ponía en los canteros con la idea de que evitaba que los perros orinaran, ahora está el mito de que la botella de agua reduce el consumo de energía.

Las zonas de La Florida y Delfín Gallo, en la capital tucumana, fue en donde se pudo observar esta tendencia.

Según los vecinos, esto reduce el consumo. Nadie sabe quién tuvo la idea, pero lo cierto es que se propagó con una rapidez sorprendente. La mayoría dice haber puesto la botella luego de verla en los medidores de sus vecinos, otros lo leyeron o escucharon en grupos de Facebook o de WhatsApp.

Foto de Facebook.

De acuerdo con lo expresado por el ingeniero eléctrico de la Universidad de Tucumán, Ricardo Díaz, afirmó que: “Es físcamente imposible que una botella de agua sobre el medidor pueda disminuir el consumo”.

A pesar que a los especialistas les parezca “insólito”, tal como expresó el director del Instituto de Alta Tensión y Energía de la UNT, los vecinos afirman que sirve y cada vez más se suman a esta tendencia.






Comentarios