El ex dirigente del Consejo Federal de AFA habló sobre las sanciones de APREVIDE a él y al Ministro del Interior de Tucumán Miguel Acevedo luego del partido entre San Jorge y Alvarado.


Continúan las repercusiones de la polémica final de la reválida del Federal A entre San Jorge y Alvarado. Luego de la sanción que se dio a conocer del APREVIDE para Antonio “Pachi” Raed a partir del análisis de las cámaras de seguridad que se encontraban en la zona de vestuarios, Raed hizo su descargo a Vía Tucumán sobre los hechos.

Este es un caso típico de lawfare, ese que nos tienen acostumbrado en todo ámbito en que esté presente el Gobierno Nacional. La usan a la justicia como una suerte de disciplinamiento y este caso no es la excepción. Es una acusación absolutamente infundada y gratuita.”, aseveró.

Con relación a su presencia en el lugar, como puede verse en el video difundido, el ex directivo del Consejo Federal afirma que: “En mi condición de miembro por entonces del tribunal de disciplina del interior del Consejo Federal, tenía todas las facultades y toda la potestad de estar precisamente en el hall de vestuario”. Además añadió, “yo a ese lugar no ingresé ni clandestinamente ni por la fuerza. por el contrario, me identifiqué y se me franqueo el acceso sin ningún tipo de inconvenientes“.

Fue contundente al opinar sobre la sanción al Ministro del Interior de la provincia, Miguel Acevedo, que fue acusado de patear la puerta del vestuario del árbitro Adrián Franklin. “Lo del contador Acevedo es algo traído de los pelos, no tiene asidero alguno y no van a poder probar que el contador en algún instante hubiera estado en la zona de vestuarios“, afirmó.

“En esta causa estoy pensando en no defenderme, que tomen cualquier tipo de resolución que consideren, yo lo voy a acatar meticulosamente hasta llegado el caso, si se dispone alguna medida privativa de la libertad, no tendría ningún problema de cumplir”, aseguró Raed.

“Esto tiene un sentido trascendente y tiene una finalidad que supera largamente a todos esta suerte de episidios tragicómicos. Esto va mucho más allá y no es que uno pretenda inmolarse o hacerse el héroe pero uno no va a claudicar en sus convicciones”, concluyó.





Comentarios