El defensor de San Jorge hizo alusión al encuentro con Alvarado por la final del Federal A. 


El partido del pasado domingo por la final de la reválida del Federal A entre San Jorge y Alvarado en Mar del Plata, que culminó con la protesta de los jugadores del “Expreso” que realizaron una sentada a los cinco minutos del segundo tiempo, tuvo repercución a nivel nacional con opiniones encontradas y los protagonistas del hecho que quedará en la historia del fútbol argentino, también manifestaron su postura.

Este es el caso de Maximiliano Núñez, defensor del conjunto tucumano quien sostuvo: “Sentimos mucha tristeza, y rabia adentro nuestro que no podíamos sacar. Fuimos al estadio sabiendo que estaba arreglado pero no pensábamos que iba a ser tan así. El momento en que amonesta al “Chopy” Serrano que no iban ni dos minutos fue cuando nos miramos todos y no entendíamos, también hablamos con el juez de línea y nos trataban de mala manera”.

Foto de la web.

La forma que eligió el equipo de protestar ante el polémico arbitraje de Adrián Franklin con una sentada en el campo de juego, para luego retirarse, tuvo repercusión nacional, con relación a ello, el jugador opinó que “no sé si podamos cambiar algo, el fútbol se volvió una mafia, porque no puede ser que un árbitro te condicione en la forma en que lo hizo. Con lo que hicimos se están movilizando mucha gente, algunos de AFA y esperemos que cambie”.

 “Había mucha tristeza, queríamos seguir jugando pero sabíamos que iba a ser imposible contra los once  jugadores de Alvarado, más el árbitro, habíamos pensado en no salir al segundo tiempo también, pero nos decidimos por la sentada”, relató el jugador que aún no tiene definido su futuro futbolístico y que se mantendrá a la expectativa de lo que se resuelva desde el Consejo Federal con la institución.





Comentarios