En segundo lugar el bussismo, tercero Cambiemos y cuarto el alperovichismo.


La nueva conformación de la Legislatura de Tucumán muestra casi la misma fuerza del peronismo oficialista, un crecimiento de Fuerza Republicana, y un debilitamiento por parte de Cambiemos. La presidencia será ejercida nuevamente por el vicegobernador Osvaldo Jaldo, reelecto en las elecciones del 9 de junio.

Estas afirmaciones son teniendo en cuenta el escrutinio provisorio de la Junta Electoral, mientras continúa realizándose el conteo definitivo, que estaría en las próximas semanas.

El tema de las primeras discusiones que se observaran en el mes de octubre, es cuando se determinen las vicepresidencias primera y segunda del cuerpo legislativo. Son los reemplazantes en la línea sucesoria del poder político, tanto del presidente o, en algunos casos, hasta llegar a ocupar la gobernación.

En ese sentido, las especulaciones estaban en cuanto a la vicepresidencia en primer término, ya que suele pertenecer a la mayoría, y en este caso, al peronismo. Las disputas estarán entre legisladores de la lista oficial, Justicialista por Tucumán y de Acción Regional, un acople que acompañó al PJ en las elecciones y es, a su vez, el segundo más votado de las líneas internas del PJ.

En cuanto a la segunda, se otorga ese espacio a la oposición, y no descartan que pueda ser llevado por un referente de Fuerza Republicana, ubicado segundo en el número de parlamentarios.

Actualmente el Partido Justicialista u oficialismo logro 31 escaños. Son 8 legisladores por la Sección Capital, 13 por la Sección Oeste y 10 por la Este.

Fuerza Republicana tiene 8: 5 por la Capital, 2 por el Oeste y 1 por el Este. Cambiemos o Vamos por Tucumán 6: 2 por el Oeste, 4 por la Capital. Hacemos Tucumán tiene 4: 1 por el Oeste, 2 por la Capital y 1 por el Este.





Comentarios