En la provincia el valor del pan ronda entre los 80 y 90 pesos pero empresarios estiman que se produzca un nuevo aumento en el corto plazo.


La crisis que golpea al sector panadero provocó el cierre de casi 48 panaderías en lo que va del año. A su vez, los empresarios ya no saben cómo hacer para solventar los costos de producción sin aumentar sus precios. Así lo consideró el presidente de la Cámara de Panaderos de la provincia, Pablo Albertus.

“La situación es bastante compleja para los panaderos en Tucumán. En las últimas dos semanas, tuvimos un fuerte incremento en los costos de la materia prima y se nos hace muy difícil no ajustar. Nuestros productos son todos dolarizados”, cuestionó el panadero.

En tanto, esta situación llevó a que se reproduzca la cantidad comercios clandestinos en el rubro: “Casi 48 panaderías cerraron en lo que va el año. En total hay 1.150 locales, pero sólo 350 están habilitados por el Siprosa. Eso quiere decir que de cada 10 panaderías, tres son legales y siete no”, sostuvo Albertus.

“Nos acorralan a la clandestinidad o al cierre”, lamentó y señaló algunos de los factores que afectan a los comerciantes, como ser el pago de sueldos, alquileres y tarifazos.

La última sugerencia de precio se hizo el mes pasado, llevando el kilo de pan a rondar entre los $80 y $90, pero por los recientes aumentos, podría haber una nueva actualización. “Lo estamos analizando”, cerró.






Comentarios