A pesar de la solicitud realizada por un grupo de padres, el Consejo Directivo de Medicina resolvió mantener el cupo para el ingreso.


Este miércoles, el Consejo Directivo la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) resolvió por unanimidad mantener el cupo para el ingreso de los estudiantes al primer año de la carrera, pese al pedido realizado por un grupo de padres cuyos hijos aprobaron el examen pero no pudieron ingresar por no alcanzar el piso establecido este año.

Por su parte, las autoridades universitarias rechazaron los planteos formales realizados por padres de los aspirantes que obtuvieron más de 60 puntos pero que no alcanzaron los 82,82 que se fijó como piso.

Según el informe oficial, este año rindieron unos 1.100 aspirantes pero sólo pudieron ingresar 291. En tanto, Fernando Velloso Colombres, uno de los padres que formalizó el reclamo, insistió que para ellos, la postura de la facultad es inconstitucional porque no respeta la Ley de Educación Superior.

“La ley es muy clara en muchos aspectos y prohíbe el examen de ingreso y el cupo, además de sostener que la universidad es gratuita”, expresó. El vocero de los padres autoconvocados aseguró que continuarán con sus acciones de lucha.

Asimismo, calificó como “una injusticia” lo que ocurre en la Facultad de Medicina porque “no tiene que haber cupo para nadie, pero parece que el Honorable Consejo Directivo no lo comprende”.

Según los padres, la facultad está incumpliendo con la Resolución 1685/17 del Consejo Superior de la UNT establece que se debe cumplir con el artículo 7 de la Ley de Educación Superior 24.521, para que el acceso sea libre e irrestricto.

Por último, el decano de Medicina, Mateo Martínez, argumentó que no están dadas las condiciones para un acceso libre y afirmó que existe una ley que lo ampara.




Comentarios