En el informe detallan que las lesiones en el cuello de la mujer son posteriores a la muerte. 


Un equipo de médicos forenses dan por tierra la versión que dio Félix Daza Cabeza en el juicio que se lleva adelante en España por el asesinato de la santiagueña Lorena Mazzeo en 2016. El militar aseguró que la muerte se produjo de manera accidental durante un juego sexual. 

Daza Cabeza admitió el crimen pero en su declaración durante el juicio por jurado en Las Palmas sostuvo que fue un accidente, pero los peritos pusieron en duda la versión, según detalla Diario Panorama

Lorena Mazzeo fue asesinada en octubre del 2016.

Los dichos del hombre sostiene que la santiagueña murió estrangulada por la manguera de la ducha mientras realizaban juegos sexuales de carácter sadomasoquista. Producto de esta acción, la mujer cayó al suelo y murió. 

Si una persona está de pie y es estrangulada, primero se desmayaría por la falta de oxígeno y se caería al suelo pero aún viva. Luego, tendría que seguir siendo estrangulada un tiempo más hasta perder la vida. En ningún caso, podemos saltarnos la fase del desmayo”, resaltaron los forenses José Blanco y José Rodríguez ante el fiscal Tomás Fernández de Páiz.

Además señalaron que ante esta situación “la víctima tendría el instinto de quitarse la cuerda del cuello para sobrevivir y la víctima no presentaba ni arañazos ni marcas de defensa” y en su cuerpo no había lesiones compatibles con una caída tal como aseguró el militar.

Otro de los argumentos para descartar esta versión del crimen es que la manguera “era solo de un metro y medio y no daba para que llegara al cuello de esta persona que estaba de pie, además de darle luego una vuelta por el cuello. Incluso, la posición en la que encontramos el cuerpo tirado en la ducha no era la normal en una caída tras una agresión de este tipo”. 

En cuanto a las lesiones que tiene en el cuello Mazzeo, los forenses aseguraron que fueron “pre mortem”. Con la lectura de estos informes se dio por finalizado el juicio y el Ministerio Público volvió a pedir 20 años de prisión por el asesinato. 

Por su parte la defensa pide que sea absuelto ya que se trató de un “desgraciado accidente”, pero si el jurado considera que es culpable piden que sea juzgado por “un delito de homicidio imprudente”.





Comentarios