El presidente de la Nación dio un breve discurso en la plaza de Weisbur, trepado a la caja de una camioneta.


La visita del presidente Mauricio Macri a Quimilí y Weisburd fue corta, ya que duró poco más de dos horas, pero intensa y bastó para revolucionar a todo los habitantes de la ciudad cabecera de Moreno. 

El máximo mandatario, antes de retornar a Buenos Aires, se subió a la caja de una camioneta en medio de la plaza de Weisbursd y envió un mensaje a los santiagueños. “Es una satisfacción haber venido a visitarlos junto al gobernador Zamora y todo el equipo”, comenzó su alocución.

“Gracias por creer. Todos los días debemos levantarnos con fuerza para construir desde Santiago la Argentina que queremos. No hay Argentina con futuro si no hay un Santiago fuerte que crece”, continuó.

Antes de partir raudamente hacia el aeropuerto de Quimilí para regresar a Capital Federal, Macri se llevó los aplausos de la gente, cuando dijo:  “Esta provincia tiene que ser una gran protagonista”, informó EL Liberal.






Comentarios