El volante, que viene de desempeñarse en el fútbol de Estados Unidos, se sumó al plantel de Mitre.


Mitre transita la última parte de la pretemporada, de cara a lo que será la reanudación del Nacional B, en el que se ubica entre los primeros puestos y con reales expectativas de ascenso. Para eso, también se metió en el mercado de pases y el último refuerzo que llegó a la institución Aurinegra es Nicolás Czornomaz.

El volante de 23 años, que es hijo del histórico goleador Adrián Czornomaz y llega desde Estados Unidos, contó los motivos por los que aceptó sumarse al equipo dirigido por Alfredo Grelak. “Estoy contento por esta oportunidad que se me presenta en mi carrera. Vengo con muchas ganas de ayudar al grupo y seguir aprendiendo. Acepté el desafío porque los objetivos son tentadores”, afirmó.

“Sé la intensidad, con que se juega en esta categoría. Pero uno se encuentra entrenado y con muchas ganas y creo que con eso, la adaptación va ser más sencilla”, añadió esperanzado de mostrar un buen nivel.

Por último, reconoció que su papá siempre lo aconseja y le da su visión de entrenador. “Mi viejo siempre me aconsejó, más desde el punto de vista de un entrenador que de mi papá. Me inculcó el sacrificio como primer factor. Me pidió que esté preparado y que aproveche esta oportunidad. Que deje todo, desde el lugar que me toque”, concluyó en diálogo con El Liberal






Comentarios