El jefe comunal quedó en el ojo de la tormenta por la posible cesión de terrenos a comerciantes chinos.


El clima que se respira en la ciudad de Añatuya, perteneciente al departamento Taboada no es el mejor, debido a algunas decisiones que viene tomando su intendente Héctor Ibáñez respecto a lo comercial.

Se conoció que recibió a un grupo de ciudadanos de origen chino, a los que les cedería de manera gratuita unos terrenos para que instalen allí sus comercios. Esto no cayó nada bien en la Cámara de Comercio de la ciudad, y su titular Rubén Bonafede, se expresó al respecto. 

“Hace una semana nos enteramos a través de los medios que hay un grupo de ciudadanos chinos que estaban en el Concejo. Por lo que nos informan que estaban pidiendo un predio para hacer un gran emprendimiento. Venimos a ver porque creemos que como Cámara de Comercio tenemos derecho a saber”, comentó.

“No sabemos quiénes son los que vienen a pedir y cuál es la finalidad, pedimos que se nos respete porque somos ciudadanos de Añatuya, tenemos comercios y esto, si esta mal ejecutado, pone en riesgo a muchos negocios de Añatuya, no nos olvidemos que estamos es una situación económica difícil y si es difícil para los políticos, para nosotros que lo vivimos a diario es mucho peor, tenemos empleados y somos muy pocos los que intentamos hacer todo bien, impositivamente hablando, luchando contra la gran injusticia comercial que se vienen aplicando en Añatuya”, cerró en diálogo con Nuevo Diario Web.






Comentarios