"Es una situación muy preocupante y lo único que han logrado es romper la paz social, dijeron los delegados de los trabajadores.


El cambio de mando en la Municipalidad de Añatuya no trajo buenas noticias para muchos de los empleados municipales, que se dieron con la mala noticia que el intendente Héctor Ibáñez los bajó de categoría y consideran que hubo otras situaciones que calificaron de “irregulares y arbitrarias”.

Marcelo Pereyra y Darío Lagos, delegados de UPCN filial Añatuya, fueron los que hablaron acerca de los problemas que vienen sufriendo los trabajadores. “Es una situación muy preocupante y lo único que han logrado es romper la paz social”, manifestaron.

“En tan solo 30 días, hemos recibido numerosas quejas de personal cesanteado, de baja de categorías de manera ilegal, por lo cual ya hicimos las presentaciones y comunicamos a nuestros representantes a nivel provincial y estamos a la espera de delegados del interior para realizar un llamado de conciliación, tras lo cual, de persistir el intendente con este tipo de actitudes, contemplaremos la ejecución de medidas más contundentes”, advirtieron.

Para finalizar, Pereyra y Lagos detallaron otras irregularidades que el intendente viene cometiendo. “Hay situaciones que como delegados gremiales no podemos permitir, a muchos se les ha eliminado las bonificaciones, por ejemplo, por uso de PC, por riesgo de vida o por trabajos insalubres que están estipulados por ley. Todo esto se agrava con numerosos actos de clara persecución a compañeros que fueron trasladados sin motivos y hasta despedidos sin causa, todos hechos que estamos documentando y que vamos a denunciar ante los organismos que correspondan”, concluyeron en diálogo con Nuevo Diario Web.






Comentarios