"Es una problemática histórica en todo el país, y aquí va creciendo debido a la crisis", afirmó Rubén Verón, titular de Cálidad de Vida.


Con la llegada de las fiestas, se acrecienta la aparición de vendedores ambulantes en las calles y esta problemática no es la excepción en Santiago, por eso las autoridades provincial intensificaron los controles para evitar esta problemática.

Rubén Verón, titular de Cálidad de Vida, se refirió a esto. “Los operativos se diagraman durante todo el año. Es una problemática histórica en todo el país, y aquí va creciendo debido a la crisis, que es el primer argumento que utilizan. Sin embargo, se nos ha pedido el cumplimiento de las ordenanzas que prohíben la venta de cualquier producto, sobre todo comidas. En esto somos rigurosos y vamos a secuestrar y decomisar la mercadería. Además, buscamos reforzar siempre estos operativos junto con los inspectores y la Policía, porque a veces son increpados por la gente”, manifestó.

“La idea es sacarlos del micro y macrocentro, porque si los dejamos llegan con carros y tratamos en lo posible de que no lleguen con mesitas, haciendo especial énfasis en lo que es la comida”, desestimando que puedan reubicarlos en algún lugar.

Por último, Verón hizo mención que con las fiestas el número de vendedores ambulantes se acrecienta. “El 6 de enero es un día complicado, ya que los vendedores traen una gran cantidad de juguetes de otras provincias incluso y vamos a tratar de que esto no se magnifique, con el objetivo de que la gente pueda comprar los productos en las casas que pagan los impuestos. A la persona que no colabore con el procedimiento de los inspectores, inmediatamente se les secuestrará toda la mercadería”, finalizó.






Comentarios