El fiscal municipal fue muy crítico cuando se refirió a la manera de proceder que tiene ERSA.


Uno de los conflictos que más vienen alterando la calma de los vecinos y afectando a los usuarios es el que mantiene la empresa de colectivos ERSA con sus choferes y la municipalidad capitalina. 

Luego de un paro de 24 horas que afectó a más de 70.000 usuarios por un reclamo salarial de los colectiveros ante la empresa y que ya fue levantado, el que se refirió a esta situación fue el fiscal municipal Martín Ramos.

“Es evidente que el método de negociación de la empresa es provocar un paro de los empleados para presionar un aumento de tarifa o el otorgamiento de subsidios, prueba de ello es lo que ocurre hoy mismo en las ciudades de Paraná y Corrientes, en donde los empleados están de paro, al igual que semanas atrás en la ciudad de Córdoba”, afirmó.

“Con la recaudación de menos de un día de trabajo por corte de boleto se pagaba la deuda que tenían con los empleados, que motivaron el paro en la ciudad Capital, al margen de los subsidios que reciben de Nación y Provincia”, agregó y cerró en diálogo con Nuevo Diario Web.






Comentarios