Los propietarios de diferentes locales dieron a conocer como impacta de manera directa en ellos, esta medida de fuerza impulsada por UTA.


La crisis económica que atraviesa el país tiene variadas y distintas repercusiones. Mientras los choferes que pertenecen a la Unión Tranviarios Automotor realizan un paro nacional y los colectivos no andan de 22 a 6 de la mañana por una deuda en el salario que mantienen con ellos, eso afecta directamente a parte del comercio, que cuenta como impacta en la caída del consumo.

“Sin duda que el paro de colectivos desde las 22 ha afectado las ventas. Es un problema, porque la gente opta por no venir después de las 20. Al margen de la crisis que ya tenemos por la falta de ventas, ahora se suma esto”, mencionó Eduardo Fernández, dueño de un negocio de ropa deportiva.

En la misma línea se muestra Javier, propietario de un bar en avenida Belgrano. “La primera noche del paro a mí me habrá bajado un 20% el consumo de la gente. Pero la noche del martes ya ha sido peor, como un 40%, porque a las 21.30 ya no había nadie. Por lo general un día normal, la gente se queda hasta las 22 o 22.30, más ahora que hace un poco de calor se sienta a tomar un licuado, una gaseosa o una cerveza. Pero el martes a las 22.30 no andaba nadie, no he vendido nada, he cerrado a las 23 cuando un día normal cierro como a la 1 de la mañana”, explicó.

Otro comerciante, que tiene un autoservicio en la esquina de Belgrano y Urquiza, indicó: “A nosotros nos afecta porque es un horario que la gente sale de trabajar, viene tensionada, apurada, quiere comprar rápido e irse y otros no entran para no perder el colectivo porque en la avenida el último que ves es a las 21.30. se está perjudicando a la gente y a los comerciantes con esta medida”, concluyó en diálogo con El Liberal.




Comentarios