Todavía se desconoce la causa por la que se inició el foco ígneo y que de milagro, solo dejó daño materiales.


La calma del descanso en la madrugada se vio interrumpida en el barrio Belén por un voraz incendio que consumió dos casas y que por el rápido accionar de un vecino, no terminó cobrándose la vida de una familia que había quedado atrapada. 

Todo comenzó cerca de las seis de la mañana, cuando los Cruz estaban durmiendo y por motivos que aún son motivo de investigación se inició un foco ígneo, que rápidamente se apoderó de toda la vivienda. Cuando la madre con sus nueve hijos, quiso salir, no pudieron por lo que empezaron a gritar y pedir auxilio.

El vecino del lado, junto con su hijo de 10 años, se despertaron asustados por los gritos y fueron al rescate. Finalmente los pudieron sacar a todos, pero vieron también como las descontroladas llamas pasaron a su casa y también la consumieron.

Bomberos de la policía con la colaboración de los Bomberos voluntarios fueron lograron apagar el incendio. La casa de los Cruz fue consumida en su totalidad, en tanto que la de los valientes Rodríguez, quedó con severos daños, informó El Liberal.




Comentarios