El particular hecho tuvo lugar en el barrio Ejército Argentino. Un vecino fue el que alertó a la policía.


A pesar de las grandes cantidades de accidentes y víctimas fatales que se produjeron por ir conduciendo tras haber ingerido alcohol, la gente sigue cometiendo dicha imprudencia con la que pone en peligro no solo su propia vida, si no la de los demás. Prueba de ello fue lo que ocurrió este lunes a la madrugada en el barrio Ejército Argentino.

Un joven que venía a bordo de un Renault 19 por calle 55 entre 2 y 3 no se sabe los motivos ni las razones por la que perdió el control del vehículo, impactó contra el cordón y se subió a la vereda. Debido a que eran cerca de las cuatro de la mañana no había nadie, si no podría haber terminado en tragedia.

Por el ruido que generó el accidente, un vecino salió a ver y justo divisó como el joven en evidente estado de ebriedad paró un remís y se fue del lugar, dejando abandonado el rodado. 

Más allá de algunos daños materiales que sufrió el auto, el incidente no pasó a mayores y el personal de Seguridad Vial secuestro el vehículo, en tanto que la policía busca dar con el paradero del conductor, indicó El Liberal.




Comentarios