El obispo de Santiago dice que no se trata de un tema nuevo y que en mayor medida los fieles son los que mantienen a la institución.


Uno de los grandes debates que se viene dando en los últimos tiempos en la sociedad argentina es la separación de la Iglesia del Estado. Muchas personas son las que piden que esto se lleve adelante, y en ese sentido opinó el obispo de Santiago, Vicente Bokalic. 

“Hace tiempo que se está dialogando para avanzar en este tema. No es nuevo para nosotros y probablemente lo abordemos en la reunión plenaria de todos los obispos, con informes de primera mano de quienes conducen este diálogo”, afirmó.

“La Iglesia siempre estuvo abierta a esta discusión, buscando modelos de otros países para su autofinanciamiento y que no quede la idea de que depende del Estado”, añadió Bokalic.

Por último, el obispo dio a entender que lo que aporta el Estado no es tan sustancial como muchas veces se cree. “En primer término la Iglesia se mantiene por los fieles y después por un porcentaje que aparece del aporte del Estado”, finalizó en declaraciones a Diario Panorama.




Comentarios