Los diputados santiagueños tomaron la palabra para reclamar que sus votos eran negativos y habían sido mal computados.


La maratónica sesión que se dio en la Cámara Baja del Congreso de la Nación, en la que finalmente tras 23 horas de debate en la que se aprobó la media sanción del proyecto para que el aborto sea legal, tuvo un cierre con polémicas y dos diputados santiagueños protagonizaron una de ellas, cuando se dio a conocer el resultado final.

Cuando Emilio Monzó, Presidente de la Cámara de Diputados, dio a conocer que se aprobaba el proyecto por 131 a 123, Estela Neder y Hugo Infante se levantaron y a viva voz reclamaron que su voto había sido mal computado, ya que aparecían a favor y se habían expresado en contra.

Con este cambio, no se revirtió de todas maneras el resultado, ya que quedó 129 a 125 a favor de la legalización. Pero sirvió para seguir caldeando unos ánimos de una cámara en la que se vieron gestos exultantes y otros no tanto debido a la votación. 




Comentarios