Se trata del caso del hombre que fue encontrado maniatado y calcinado en una camioneta en la localidad de Frías en el mes de agosto.


La justicia santiagueña ordenó la prisión domiciliaria para uno de los acusados por el crimen de un ganadero que fue encontrado en agosto pasado maniatado y calcinado en la caja de una camioneta en la localidad de Frías, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Saúl Jeréz (72), quien fue beneficiado por la jueza de Control y Garantías de Frías, Gabriela Núñez de Cheble, quien dictó la prisión domiciliario del acusado por su edad y a raíz de que padece una afección cardíaca.

Jeréz es una de las tres personas que permanecen imputadas por el asesinato de Ricardo Peñaflor, cuyo cuerpo quemado apareció en la caja de una camioneta Ford F 100 modelo 1982, en un monte cercano a la localidad de Frías, ubicado a 150 kilómetros de la capital santiagueña.

Por el crimen, también fueron apresados el policía retirado Lindor Alfredo Rodríguez y su esposa, Claudia Viviana Pereyra, docente del nivel primario.

Según reveló el médico forense que realizó la autopsia, la víctima tenía alojada una bala en la cabeza y antes de ser ejecutada y quemada en la camioneta, fue maniatada con alambres. Los investigadores sospechan que Peñaflor fue asesinato por motivos vinculados a la tenencia de un campo en la provincia de Catamarca.

La víctima, de 60 años, vivía en la localidad catamarqueña de Colonia Achalco, se dedicaba a la cría de ganado vacuno y percibía mensualmente una jubilación mínima, agregaron las fuentes.




Comentarios