La mujer se descompuso presenciando un partido de fútbol infantil y fue reanimada con RCP.


En la tarde de este sábado se desarrollaba una jornada de fútbol infantil en el Complejo Deportivo Horacio del Campo de Toay, cuando la abuela de uno de los chicos que participaba de la competencia sufrió una descompensación por un problema cardíaco.

La ambulancia del Hospital Segundo Taladriz de Toay se encontraba de guardia en el Complejo, con la enfermera Mónica Canuhé junto al chofer Guillermo García y, en el momento de la descompostura de la señora, un hombre les avisó y requirió la intervención.

La enfermera relató los primeros instantes: “Ví que estaban intentando levantarla y su reacción era nula. Les pedí que la dejaran en el piso, que no intentaran levantarla porque no tenía respuesta y estaba en un paro, no respiraba“, dijo, según publicó La Arena.

Fachada de ingreso al Complejo (Municipalidad de Toay)

Y continuó: “Comencé a hacerle reanimación cardio pulmonar (RCP). Una serie de aproximadamente dos minutos que para mí duraron una eternidad. Le decía no te me vas a ir, por favor, ¡no te me vas a ir justo acá!”.

“En un momento siento que se le empieza a entumecer el cuerpo, respiró fuerte y empezó a vomitar, por lo que la lateralicé. Ella seguía morada pero ya había una respuesta por lo menos, y eso era una satisfacción. Con mi compañero la pusimos en la camilla, la subimos y le pude poner oxígeno”, contó Canhué.

Detalló que la señora empezó a mirar, a recobrar paulatinamente el conocimiento mientras estaban camino al Hospital y cuando llegaron ya se sentía bien. Les explicó que tenía 64 años, sufría de arritmias y tomaba una medicación para el corazón.

Por último, Mónica dijo que “la adrenalina que sentís cuando sacás a una persona del paro es inexplicable, es una sensación única, estás salvando una vida, es una emoción increíble. Es algo que me ha tocado otras veces y la emoción que se siente al salvar una vida es siempre la misma, como si fuera la primera vez”, concluyó.




Comentarios