Una pareja de soñadores que deciden dejar todo y viajar por el mundo en un colectivo casa rodante.


En la soleada y fría mañana de este domingo, Vía Santa Rosa llegó hasta el galpón en el que una pareja de pampeanos con alma nómade armó una feria para vender parte de sus pertenencias y despedirse de la ciudad.

En diálogo con Vanina Rodríguez, contadora, docente e ilustradora, y Amilcar Heimbigner, mecánico y fotógrafo, quienes llevan una relación de más de cuatro años y desde hace un tiempo sus vidas dieron un gran giro, nos cuentan que están a punto de emprender un viaje, que mas que viaje será un modo de vida.

La feria de Amor Nómade (Facebook)

Vanina recuerda, como si el tiempo no pasara, ese diciembre de 2017 cuando surgió la idea de vivir recorriendo lugares, conociendo gente nueva y trabajando de lo que les gusta. “Yo siempre había dicho, cuando Joa (su hijo) se vaya, yo me voy, pero antes lo conocí a él (por Amilcar) y la vida había cambiado como para otro rumbo“, explica, al confesar que era su gran sueño cambiar de estilo de vida, de lugar, de actividades.

“Íbamos para Pico a visitar a mi familia, hablando de las cosas que queríamos, que íbamos a hacer. El proyecto de casa que teníamos no salía por ningún lado, todo era traba. En ese momento yo le digo -a mi, en realidad, lo que me gustaría sería irme y me gustaría vivir viajando-, y él tira –¿y si no compramos un colectivo y nos vamos?-“, contó entre risas.

El logo de su aventura (Facebook)

Luego recordaron la parte triste de la historia que los empujó a un cambio de planes, cómo fue el proyecto frustrado de tener la casa propia, la ida a Buenos Aires de su hijo Joaquín a estudiar, quedarse los dos solos, y la pérdida de trabajo de Amilcar. Como consecuencia de eso, se plantearon la idea de dejar todo atrás y emprender una vida en movimiento.

Pero no estarán solos en esta aventura: partirán en compañía de su “familia animal”: Ronco y Olivia, sus perritos, junto a China y Luna, las gatitas.

La familia animal que los acompañará (Facebook)

El primer paso fue la movilidad, compraron un colectivo Mercedes Benz modelo 63, al que restauraron totalmente y en el que viven desde hace un tiempo, cuando decidieron dejar de alquilar la casa en la que residían.

Este gran paso, “es un cambio en todos los aspectos, es un cambio que vos decís -bueno, esto es lo que quiero-, no lo padecés, no lo sufrís, sino que es parte de este viaje que ya empezó desde que nos vinimos a vivir acá“, cuenta Vanina.

Al colectivo lo restauraron completamente (Facebook)

“Es complejo pensarse lejos de la gente que uno quiere porque son personas imprescindibles para nosotros”, pero es importante “darte cuenta que la vida es una, entonces, yo prefiero decir -bueno, lo intenté y me salió mal- a quedarme con las ganas”, concluye.

Si todo marcha como lo esperan, quizá partan este miércoles, primero Anguil, después General Pico, a despedirse de los familiares de Vanina, y luego Salta, donde los esperan amigos. Y sueñan con llegar a México, y vivir de lo que hacen, y disfrutar del viaje, y vivir un amor nómade en un colectivo casa rodante.






Comentarios