La travesía comenzó en Chaco con la aprobación del director del Cucai.


Un hombre de 56 años que necesitaba ser trasplantado vivió una odisea para concretar la operación. Como la ambulancia para trasladarlo no llegaba debió ser llevado desde Chaco hasta Santa Fe en un auto.

La travesía de más de 500 kilómetros en un vehículo particular para lograr un trasplante de hígado se realizó con autorización del director del Centro Único Coordinador de Ablación e Implante (Cucai) de la vecina provincia, Christian Dellera, ante el paso del tiempo y la posibilidad de que perdiera viabilidad el órgano.

Un familiar que es médico acompañó al paciente y era el encargado de constatar que el traslado del órgano se haga según los protocolos. Fue una decisión que consensuamos con la familia”, explicó el profesional.

De esta manera, en un auto viajó el paciente y en otro el hígado que debía recibir. Les llevó más de siete horas recorrer el trayecto para llegar a la capital provincial desde Resistencia.

La cirugía se realizó el fin de semana pasado en la Clínica de Nefrología de Santa Fe y el paciente evoluciona de manera favorable.






Comentarios