El ministro de Gobierno advirtió que la actualización automática vence a fin de mes. Los maestros sostienen que es una oferta "que ni ellos pueden explicar". 


En medio de la nueva medida de fuerza por 48 horas que impulsan los gremios docentes, el ministro de Gobierno de la provincia, Pablo Farías, lanzó una advertencia a los docentes y le puso plazo a cláusula gatillo. Por su parte, los maestros se mostraron “desorientados” y señalaron que la actualización automática “nunca se ofreció”.

A la espera de una nueva discusión paritaria prevista para el próximo lunes, el funcionario señaló que “se termina la aplicación de la cláusula de actualización automática en marzo, porque fue un ítem de la política salarial 2018. La propuesta nuestra es continuar con la aplicación, pero ahora estamos discutiendo la política salarial 2019 y ya hemos ofrecido un porcentaje de arranque que después se incorpora al salario con las actualizaciones”.

En este punto sensible de la negociación, Farías aclaró a La Capital que “la actualización automática no está establecida salarialmente. No es un concepto de los haberes sino una decisión política de 2018 y se termina ahora. Que continúe depende de la discusión paritaria”.

El ministro destacó que “en este contexto tan complejo, que un gobierno les preserve el poder adquisitivo no es algo que tengan todos los trabajadores”. Y luego se quejó: “Nos tratan de la misma manera que quienes no ofrecen nada”.

Por otro lado, Farías les pidió a los sectores docentes “no perder el diálogo, porque cuando nos volvamos a sentar necesitamos que la otra parte tenga voluntad de lograr un entendimiento”. En este sentido, indicó que desde 2016 a la actualidad “siempre estuvimos atravesados por el escenario nacional, ya sea porque no había en la paritaria o bien se eliminó”.

Consultado sobre qué sucederá con los días de clases perdidos, el funcionario remarcó que “se deberán recuperar, es algo muy necesario para nuestros alumnos”.

Por su parte, desde Amsafe se mostraron “desorientados” con las declaraciones del funcionario. El secretario general de Amsafé Javier Almirón precisó que en la reunión del 21 de febrero no se “propuso cláusula gatillo, por más que lo mencionen insistentemente”.

El dirigente pidió “responsabilidad” al gobierno y señaló en LT8 que en la propuesta “quedaba claro que no era cláusula gatillo, era un aumento que ni ellos podían explicar, y que estaba vinculado a la recaudación provincial y no sabían si se iba a garantizar”.

Almirón destacó el “gesto” que tuvo el gobierno con esa convocatoria pero maniufestó que fue un paso atrás en relación a las anteriores. “Esos 1.200 pesos que propone el gobierno no son bonificables, no va a los jubilados y funciona como un adelanto de futuros aumentos”, explicó.

Luego, el dirigente resaltó que “en un cargo testigo de maestro de grado significa un 5 por ciento, mientras que el acumulado de inflación en el primer trimestre llega al 11 por ciento”, Y abundó: “Cuando va subiendo en la escala salarial, en los cargos con más antigüedad, significaría para muchos docentes un aumento de apenas 1,5 por ciento”.

Por último, Almirón precisó que esperan una oferta seria. “Estamos a la espera de que se retome el cuarto intermedio dispuesto por el Ministerio de Trabajo y en función de esa convocatoria ver como se desarrollan las discusiones”, cerró.






Comentarios