El hecho sucedió luego del partido de Colón ante Racing en el estadio Brigadier López. 


Un colectivero de la línea 8 vivió un episodio de terror el último sábado por la noche tras el cotejo que Colón disputó ante Racing en el estadio Brigadier López. El conductor se negó a dejar viajar gratis a un grupo de jóvenes y recibió una brutal golpiza.

En diálogo con Aire de Santa Fe, Sergio Benítez, delegado de esa línea, precisó: “En calle Vera Mujica y Cabal ascienden al coche por ambas puertas 6 o 7 jóvenes, increpando al chofer y a los pasajeros, exigiendo que los lleven gratis o que alguien les pague el boleto”.

“Ante la negativa y el pedido de que se bajen, empezaron a golpearlo brutalmente. El chofer apretó el botón de pánico sin respuesta alguna. Luego de la golpiza, como pudo, sacó el colectivo hasta J. J. Paso y San Lorenzo. Ahí ya no pudo manejar más de lo mareado que estaba”, precisó el delegado.

“Los pasajeros le hacían señas a los patrulleros que pasaban y no le hacían caso. Al final, la Policía llegó un rato después de que terminara todo, por el llamado de una pasajera. El chofer estaba casi en shock y les pidió a los pasajeros que pasen al coche de atrás”, dijo Benítez.

El representante de los colectiveros manifestó que fue “terrible lo que pasó”. Y abundó: “El muchacho todavía tiene los ojos morados, está desfigurado. Por suerte se está recuperando de a poco. Pero la realidad es que ya no hay límites, no sabemos en qué puede terminar todo esto”.

Benitez se quejó por los reiterados episodios de violencia contra los choferes. “Vivimos de reunión en reunión con el gremio y las autoridades policiales, pero implementan un operativo unos días, y después no pasa más nada”, cerró.






Comentarios