Las intensas ráfagas hicieron estallar los cristales del salón donde se celebraba una boda.  


El temporal que azotó esta madrugada a la ciudad de Santa Fe dejó cortes de luz, árboles caídos y anegamientos. También generó pánico y destrozos en eventos que se realizaban en salones o al aire libre.

La gran cantidad de agua que cayó en pocas horas y las intensas rágafas sorprendieron en una fiesta de casamiento que se celebraba en uno de los salones del puerto de la ciudad capital.

Uno de los invitados registró con su celular el momento en que los vidrios explotaron y en las imágenes se pueden ver cortinas, manteles y cubiertos arrastrados por el ingreso del fuerte viento al lugar donde el matrimonio festejaba.

“La gente estaba en shock y se tuvo que refugiar en lo baños”, contó. Además comentó que  hubo “al menos siete u ocho vidrios grandes que se rompieron”. 

“Un niño fue raspado en la frente por uno de los vidrios. Algunos abuelos tenían sangre en sus camisas y pequeños cortes en brazos pero nada grave”, manifestó a El Litoral






Comentarios