Romeo Díaz Duarte, uno de los abogados del profesional, explicó que el estudio es una evidencia, no una prueba y no se hizo en tiempo y forma". 


El caso del médico del Sanatorio Mayo de Santa Fe que atendió a un paciente en estado de ebriedad sumó un nuevo capítulo este miércoles ya que se conoció el resultado de los análisis al profesional. Dio como resultado que ese día tenía cocaína en su cuerpo. Algunas horas después, la defensa del médico dijo desconocer la pericia ya que “no se hizo en tiempo y forma”.

En diálogo con LT10, Romero Díaz Duarte, uno de los abogados defensores, explicó que se enteró de la noticia pero que no tiene ninguna confirmación oficial. Además, precisó que el día de la detención la defensa presenció la extracción de sangre al médico y eso se hizo en un marco legal absoluto, no así el examen de orina.

“Esa situación se dio a la medianoche, en una comisaría y yo desconozco como fue el procedimiento. ¿Quién lo ordenó? ¿Por qué? No sabemos. Tampoco sabemos por qué no permitieron o dieron aviso a un asistente técnico”, manifestó el letrado.

“Según lo que me relatan alguien lo hizo orinar y no sabemos cómo fue el procedimiento. Lo cierto es que ahora nos llaman para una pericia que desconocemos”, afirmó. El letrado planteó que la pericia debió hacerse en el momento de la detención. “Nunca hubo respuesta concreta a esta pregunta”, afirmó.

“A mí nunca me hablaron de examen de orina y nunca estuvimos en la cadena de custodia o vigilancia de ese supuesto examen que se realizó en la Comisaría Nº12 mientras estaba detenido mi defendido junto a otros presos de alta peligrosidad, con mucho miedo, mientras enfrentaba una situación desconocida en su vida. Estaba viviendo un escarnio por anticipado” dijo el abogado.

Consultado sobre los resultados de la pericia, el letrado manifestó que “la presencia de cocaína no es una prueba propiamente dicha y es sólo una evidencia para llegar a una conclusión. Acá el verdadero fin es determinar si la conducta del doctor fue determinante en la muerte de la mujer o no”.

Por último, sobre la filtración de esa información, el abogado dijo que se trata de una “información maliciosa” que busca perjudicar a su defendido. Además, confirmó que pedirán explicaciones a la Fiscalía. “Hay intereses oscuros para tratar de perjudicar no sólo al médico, sino también a la institución”, sostuvo.

Vale destacar que el hecho ocurrió el pasado 24 de enero. Un hombre denunció mala praxis en dicho centro médico tras la muerte de su madre y apuntó contra uno de los profesionales a quien acusó de actuar en estado de ebriedad.

Tras la presentación, el caso quedó en manos del fiscal en Turno, Roberto Apullán, ordenó la detención del médico señalado y la recolección de orina y sangre para su análisis.






Comentarios