El Gobierno de Santa Fe recordó que la crisis del año pasado superó los pronósticos de la paritaria anterior.


Ya con la primera semana de febrero en carpeta como fecha tentativa para la apertura de la paritaria docente y el ciclo lectivo confirmado, el Gobierno de Santa Fe empezó a marcar la cancha para negociar con los gremios estatales y advierten que será “una tarea tremendamente difícil” debido a los antecedentes del año pasado.

“Cuando discutíamos en marzo, ninguno de los que estábamos sentados a la mesa podía dar cuenta de lo que luego sucedió”, apuntó Pablo Farías sobre el proceso inflacionario y la devaluación como fenómenos que obligaron a la Provincia a ajustar salarios muy por encima del aumento del 18% acordado inicialmente.

Después de que el Ministerio de Educación se refiriera a la próxima convocatoria para los maestros con la posibilidad de volver a implementar la cláusula gatillo, el funcionario manifestó que en la Casa Gris “hay una evaluación positiva” sobre el mecanismo de actualización. No obstante, evitó confirmar la propuesta y remarcó: “La que tuvimos en 2018 fue fruto de la negociación y discusión en paritarias”.

Ante la consulta de LT8, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado alegó que el Ejecutivo debe ser “respetuoso” del diálogo con los sindicatos. De esta manera, postergó las definiciones sobre las pautas para acordar el incremento de haberes en la administración pública provincial hasta que se reúnan con referentes gremiales.






Comentarios