El gobernador reivindicó el papel que puede tener el partido para construir una alternativa a nivel nacional.


La edición 30 del Campamento Nacional de las Juventudes Socialistas sirvió este sábado como escenario para que Miguel Lifschitz continúe abonando el terreno en donde plantar al partido como referente de una “tercera alternativa” en el mapa electoral de este año.

Días después de rechazar un acercamiento a Cambiemos a través de Martín Lousteau, el gobernador ratificó su distancia respecto del macrismo y afirmó: “Desde el comienzo teníamos la certeza de que este proyecto nos llevaba a una crisis económica y social“.

A pesar de ser un espacio pequeño, es muy codiciado porque es una marca y una historia en la Argentina y el mundo; es una cultura política, con un conjunto de valores que todos identifican y nosotros hemos sabido conservar y alimentar”, manifestó el ex intendente respecto del perfil del Partido Socialista (PS) en el escenario previo de la campaña nacional.

El dirigente del Frente Progresista Cívico y Social indicó que las sucesivas administraciones a nivel provincial y en Rosario dan cuenta de “un modelo de gestión exitosa, transparente y con un claro perfil social“. Más adelante se animó a inscribir a su propia fuerza como “parte de la experiencia exitosa de la izquierda democrática en el mundo”.

El encuentro organizado este fin de semana en el predio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) contó con un panel de cierre encabezado por el ex gobernador Antonio Bonfatti. El candidato de la Casa Gris estuvo acompañado por la intendenta rosarina Mónica Fein​.






Comentarios