Los choferes reclaman que se les pague la suba del 5,7% acordada, pero los empresarios dicen que no pueden por la quita de subsidios y el congelamiento del boleto.


Ya hace una semana que Santa Fe no tiene servicio nocturno (de 22 a 6) de colectivos, y todo parece indicar que el conflicto se prolongará por lo menos hasta el jueves, cuando se llevará adelante una reunión en Buenos Aires para intentar destrabarlo.

Los choferes reclaman que se haga efectivo el pago del aumento salarial acordado en paritarias, que es de un 5,7%, y al que los empresarios dicen que no pueden hacer frente porque no reciben subsidios ni aumentos de tarifa. Jorge Kiener, secretario del Interior de UTA, expresó que “hasta que no cobre el último trabajador, la medida sigue en pie”.

“Si esto no se soluciona obviamente se sacarían servicios en la calle, con frecuencias más distantes entre coche y coche y nos preocupa el tema de que se recorte por el lado de los trabajadores”, advirtieron desde el gremio.

Para intentar destrabar este conflicto, que también afecta a otras localidades, este jueves se celebrará una audiencia en Buenos Aires. Además hay otra prevista en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe el martes 23. Lo cierto es que hoy no se ve una solución a la vista, porque Nación sólo plantea recortes y la ciudad congeló el boleto.

Consultado por un posible ajuste tarifario, el intendente capitalino José Corral lo negó de plano: “Que suba la tarifa no va a resolver lo que se soluciona vía subsidio, sería imposible, haría que mucha gente no use el colectivo y por ende esto genera menos recaudación. Es un círculo vicioso que ya hemos vivido en nuestro país”.






Comentarios