"Él siempre nos dijo que era una víctima más", contó el magistrado sobre el hombre imputado por femicidio.


En paralelo con la acusación formal contra el concubino de Ana Alurralde por femicidio en los Tribunales provinciales, el hermano de la víctima confirmó que su cuñado fue pareja de una docente desaparecida hace 30 años. El juez federal de Reconquista estuvo presente durante la audiencia este lunes y dijo que el acusado “aparentaba ser una persona buena y tranquila”.

Daniel Fernández fue detenido el mismo sábado en que hallaron el cuerpo de la mujer de 59 años en Monte Vera y los testimonios que surgieron en torno al caso rápidamente condujeron a un antecedente sospechoso. La madre de sus hijos era Marta Romero, una profesora de educación física que fue vista con vida por última vez el 23 de marzo de 1988, cuando salió de la casa de su madre hacia un estudio jurídico para coordinar un régimen de visitas con el papá de su nena recién nacida.

El auto de la maestra fue hallado en la puerta del Hospital Iturraspe, pero ella jamás apareció. “Él siempre nos dijo que era una víctima más de una mujer que había desaparecido dejando atrás a su bebé”, afirmó el magistrado sobre la relación que mantenía con el santafesino de 66 años.

Alurralde admitió que la historia que contaba su cuñado nunca les generó sospechas y agregó: “Mi hermana no fue a visitar a un femicida. Conoció a una persona libre que no tenía ningún tipo de condena”.

Conmovido por la situación, el juez disparó contra la pareja de Ana después de verlo ante la Fiscalía. “El señor Fernández está preocupado porque duerme en el piso y a mi hermana la tiró en una zanja con la cabeza reventada“, exclamó.




Comentarios