Pedro "Beby" Soto fue señalado como autor de los disparos que alcanzaron a la muchacha cuando jugaba con el nene.


A poco de cumplirse siete meses de la muerte de una joven baleada en el barrio Guadalupe Oeste, la Justicia santafesina ordenó este domingo mantener bajo prisión preventiva al presunto autor del crimen. Además del homicidio de Triana Valenti, al muchacho lo investigan por hurto, portación de arma de guerra y otros delitos posteriores al hecho.

El asesinato se registró el 21 de marzo de 2019 en Matheu al 2300. Aquel domingo por la tarde, la joven de 26 años estaba jugando con su hijo de 2 años frente a su casa. Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), Pedro Soto fue quien abrió fuego contra un grupo de personas que se encontraba en el lugar. De acuerdo a las pruebas recabadas, él y su pareja ya habían tratado de robar una moto una hora antes a algunas cuadras del lugar.

Triana recibió un disparo en la axila izquierda al tratar de proteger al niño de los disparos que le atribuyen al muchacho de 24 años, aunque ella no era la persona a la que iban dirigidos. A la hora de solicitar que permanezca tras las rejas, el fiscal Gonzalo Iglesias planteó que el sospechoso actuó con “absoluta indiferencia por el resultado de su conducta”.

La joven madre fue trasladada ese día al Hospital Mira y López, pero falleció debido a la herida. Desde entonces “Beby” estuvo prófugo hasta que lo capturaron por otro delito el miércoles pasado.

Fuentes judiciales informaron que en este último caso, Soto ingresó junto a un cómplice no identificado a una casa del barrio Paproski. Allí ambos se robaron una moto por la mañana, pero la dueña llamó al 911 y minutos después lo detuvieron en una vivienda precaria de la misma zona. “Antes de ser aprehendido, intentó deshacerse de una pistola calibre 9 milímetros cargada y apta para el uso”, apuntó la fiscal Gabriela Arri, encargada de la pesquisa.




Comentarios