"Lo decretado tiene un costo mucho más alto para las provincias que para el Gobierno nacional", dijo Saglione.


El ministro de Economía provincial, Gonzalo Saglione, destacó que las medidas adoptadas por Nación para contener el impacto de la devaluación las terminará afrontando cada provincia. En el caso de Santa Fe, costarán $2.535 millones entre agosto y diciembre.

“Las medidas anunciadas por decreto del Ejecutivo nacional significan para Santa Fe resignar $2.535 millones de acá diciembre. Si bien no las discutimos habrá que analizar la conveniencia de ellas pero tienen un costo más alto para las provincias que para el gobierno nacional”, manifestó el ministro.

Saglione criticó “el cambio permanente y repentino de las reglas de juego”, al considerar que imposibilita cualquier tipo de planificación financiera, considerando los cuatro grandes gastos de cada jurisdicción: salarios, jubilaciones, obra pública y transferencias a municipios y comunas.

“No se puede bajar los sueldos y tampoco no cumplir con el 82 por ciento móvil porque es contraproducente. Además se debe mantener la obra pública que es fundamental para el progreso”, sostuvo y agregó que “pensar el recorte como lo hizo el gobierno y bajarle recursos a municipios y comunas sería muy riesgoso porque viven una situación muy complicada”.

Por último, Saglione no confirmó ni descartó la aplicación de la cláusula gatillo. “Cuando se discutió la pauta salarial para este año, se planteó que sea un paliativo para los trabajadores por la constante inflación, pero que también había que tener en cuenta la evolución de los recursos de la provincia”, dijo a LT10.




Comentarios