Las víctimas presentaban heridas de arma de fuego en la cabeza y estaban en diferentes rincones de la vivienda.


Vecinos del barrio Guadalupe Oeste quedaron estremecidos este jueves por la madrugada a partir de un triple crimen en una vivienda de pasillo en la que se había reunido un grupo de amigos. El dueño de casa denunció que las víctimas fueron baleadas mientras se había ido y quedó demorado.

La Policía de Investigaciones (PDI) se hizo cargo de las primeras medidas del caso en Risso al 1600 y constató que tanto las personas asesinadas como el principal testigo del hecho tienen entre 40 y 60 años. Según su testimonio inicial, el propietario se encontró con los cadáveres cuando volvía de comprar comida para la cena.

Fuentes consultadas por Aire de Santa Fe identificaron a los invitados como Pablo Daniel Lezano, de 40 años, Dario Alfredo Ibáñez (47) y Luis Martín (60). Uno de ellos cayó muerto en el baño, mientras que otro yacía en una habitación y el tercero quedó tirado cerca de la puerta de entrada. En forma preliminar trascendió que todos habían recibido disparos en la cabeza, aunque no había pistas sobre el móvil.

El operativo comenzó alrededor de las 23.30, cuando los vecinos llamaron al 911 al escuchar los disparos. El dueño del inmueble, identificado por sus iniciales como LAH, afirmó que estaban por preparar unas pizzas y que sólo se ausentó 10 minutos. A partir del aviso al Ministerio Público de la Acusación (MPA), el hombre de 47 años quedó bajo arresto a disposición de la fiscal Ana Laura Gioria.

Durante la inspección de la escena del crimen, la PDI encontró envoltorios de cocaína y una balanza de precisión. A partir de este hallazgo intervino la Brigada Operativa Antinarcóticos y también trabajó allí personal del Comando Radioeléctrico y la Comisaría 8°.





Comentarios