Los niños no pueden ir al baño o trasladarse dentro de la institución por miedo a los disparos que se escuchan a toda hora.


Tras la muerte de un joven y cansados de las constantes balaceras, una institución educativa debió cerrar su perímetro con chapas para evitar que ingresen a las aulas los disparos.

La desesperada medida fue implementada por la escuela Nº 1297 Presidente Perón de Sauce Viejo donde ni siquiera bastó la permanencia de un móvil policial en la puerta para persuadir a los atacantes.

La escuela Nº 1297 Presidente Perón debió implementar un cerramiento con chapas para frenar las balas. (LT10)

El pasado 28 de abril tras la culminación de las elecciones en el lugar dos bandas antagónicas se enfrentaron a los tiros frente de todos los votantes y autoridades con total impunidad. A raíz de esto, la semana siguiente se organizó una reunión con los responsables de la comisaría para pedir mayor seguridad y los mismos sujetos atacaron a balazos el establecimiento.

La escuela Nº 1297 Presidente Perón debió implementar un cerramiento con chapas para frenar las balas. (LT10)

Desde ese momento, la situación se fue complicando hasta registrar una víctima fatal. Un muchacho de 29 años quedó en medio de un feroz combate y recibió un disparo en la cabeza, muriendo en el hospital Cullen luego haber sido intervenido quirúrgicamente.

La escuela en este momento cuenta con un móvil policial en la entrada y se colocaron chapas en todo el perímetro para blindarla y tratar de evitar el ingreso de proyectiles. Según los docentes, los alumnos no pueden ir al baño o trasladarse dentro de la institución porque afuera se escuchan tiros a toda hora.






Comentarios