Miguel Ángel Mattiazzi tenía 66 años y este miércoles detuvieron a su hijastro de 21 como el presunto asesino.


Un comerciante fue asesinado de al menos 30 puñaladas en la localidad santafesina de Calchaquí y por el crimen fue detenido el hijo de su pareja, de 21 años, informaron este jueves voceros judiciales.

La víctima fue identificada como Miguel Ángel Mattiazzi (66), jubilado de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) y dueño de un vivero situado sobre la Ruta Nacional 11, a unos 210 kilómetros al norte de la capital provincial.

En tanto, el detenido es Franco Villalba Gómez, quien fue citado para la audiencia imputativa por el crimen a partir de las 11 de la mañana.

Las fuentes oficiales informaron que Mattiazzi fue asesinado el lunes pasado de al menos 30 puñaladas y los investigadores siguieron el rastro de la camioneta de la víctima, utilizada por el agresor para escapar.

La Volkswagen Amarok había sido abandonada en un camino rural y en los pedales tenía rastros de sangre. El cuerpo fue encontrado por un hermano de la mujer del dueño cuando ella le pidió que fuera al vivero porque no lograba comunicarse con él.

En el lugar, el hombre halló además a la hija de la víctima y de su hermana, de dos años, que estaba en una casa rodante estacionada en el acceso al vivero jugando con un teléfono celular propiedad de Mattiazzi.

Los investigadores sospecharon desde el inicio que el crimen fue cometido por alguien que conocía la escena del crimen, ya que no hallaron desorden ni faltaron objetos de valor.

Luego de la detención, las autoridades informaron que Villalba Gómez tenía una relación conflictiva con su padrastro y quedó tras las rejas el miércoles por la tarde luego de algunas diligencias y el aviso al fiscal Gustavo Latorre.

Voceros judiciales indicaron que se hallaron rastros de sangre en sus zapatillas y en el baño donde se duchó.






Comentarios