También procesaron a otros nueve integrantes de la gavilla, cuyos integrantes cayeron mientras transportaban cocaína por Reconquista.


Tres policías santafesinos fueron procesados con prisión preventiva, acusados de liderar una banda narco que quedó al descubierto en marzo último, cuando dos de los efectivos involucrados transportaban un kilo de cocaína en un auto particular y vestidos con sus uniformes reglamentarios, en la ciudad de Reconquista.

El juez federal de dicha ciudad de Santa Fe, Aldo Mario Alurralde, también procesó a otros nueve imputados, a uno de estos sin prisión preventiva, por considerar que conformaban una organización criminal dedicada al transporte, tenencia y comercialización de estupefacientes.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación informó que la decisión del magistrado coincidió con el requerimiento que había realizado el fiscal federal de Reconquista, Roberto Salum.

Patrullero de la policía de Santa Fe

De acuerdo con los pesquisas, esta banda estaba liderada por tres efectivos de la policía de Santa Fe, dos de los cuales fueron apresados el 26 de marzo de 2019 cuando transportaban más de un kilo de cocaína en un auto particular desde Rosario y vestidos con sus uniformes reglamentarios.

“Viajaban en la modalidad de convoy, es decir, un segundo auto también conducido por un efectivo policial -aprehendido con posterioridad- cumplía la función de advertirle al primero sobre la posible presencia de controles”, señalaron desde el MPF.

De acuerdo con la investigación, uno de los policías detenidos, identificado como E.S., quien prestaba servicios en Rosario, “adquiría la cocaína en esa ciudad por parte de G.G.L., un dealer que distribuía ‘paquetes’ en zonas aledañas pero también en localidades de la provincia de Buenos Aires como Junín y Rojas”.

Juez de Reconquista, Aldo Alurralde

“Una vez con la droga en su poder, E.S. la trasladaba hasta Reconquista personalmente o a través de dos colaboradores, uno de los cuales también se ocupaba del estiramiento de la cocaína con el objetivo de aumentar su volumen y, por ende, las ganancias”, indicó el informe judicial.

Además, para los acusadores, la droga era resguardada en un departamento de Reconquista alquilado por el propio E.S. y custodiado por otros integrantes de la banda.

En su fallo, el juez Alurralde imputó a los tres policías detenidos de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la calidad de funcionario policial y por la participación de tres o más personas en concurso con transporte de estupefacientes agravado”.






Comentarios