"Nano" Leiva recibió seis disparos a última hora del sábado y quedó internado tras ser atendido en el quirófano.


El jefe de la barra brava de Colón, Orlando Miguel Leiva, esquivó a la muerte este sábado a la noche, cuando fue atacado a balazos y trasladado por sus allegados hasta el Hospital Cullen. Fuentes policiales confirmaron que recibió seis disparos e investigan dos hipótesis diferentes sobre el episodio.

De acuerdo a los primeros datos recabados por las autoridades, “Nano” fue acribillado en barrio Centenario poco antes de las doce. Desde allí lo llevaron al centro de salud, donde los médicos corroboraron que había perdido mucha sangre y estaba grave.

El santafesino de 45 años presentaba lesiones de arma de fuego en ambos muslos y en el colon. Luego de ser sometido a una intervención quirúrgica, las autoridades informaron que este domingo se encontraba estable y seguían abocadas a dilucidar en qué circunstancias lo agredieron.

Fuentes consultadas por el diario UNO indicaron que el episodio ocurrido en Tarragona al 600 suscitó un importante despliegue de las fuerzas de seguridad para dar con los autores del ataque, tanto allí como en la zona sudoeste de la capital provincial.

A partir de la denuncia realizada a través del 911, los investigadores empezaron a trabajar sobre la versión de una discusión familiar que terminó a los tiros. En paralelo también evalúan la hipótesis de un ataque perpetrado por dos motociclistas, aunque hasta la mañana siguiente no había personas detenidas por el hecho.






Comentarios