Los investigadores señalaron que el culpable había amenazado a la nena de la mujer con la que salía para someterla.


Un hombre de 41 años fue condenado por abusar sexualmente de su hija y de otra niña con cuya madre estuvo en pareja en Santo Tomé. La sentencia se dio a conocer este domingo junto con los detalles de la situación que padecieron ambas menores, aunque la Justicia preservó los datos del acusado para proteger a una de ellas por su relación de parentesco.

En su fallo el juez Jorge Pegassano dispuso una pena de 10 años de prisión para el acusado, identificado por sus iniciales como LVT. Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) explicaron que los hechos investigados se remontan a 2015, cuando empezó a someter a la hija de la mujer con la que convivía.

Fuentes ligadas al caso señalaron que el imputado llevaba a las nenas a una fábrica de vidrio abandonada y allí las sometía. En el caso de su hijastra eso se repitió varias veces y siempre bajo una grave amenaza descrita por el fiscal Federico Grimberg: “Si contaba algo de lo ocurrido mataría a su madre y a su hermanita”.

Al año siguiente, hubo un nuevo episodio que tuvo un final trunco. Eran las 18 del 22 de mayo cuando los vecinos descubrieron que el detenido trataba de agredir sexualmente a su hija. “Intentó perpetrar un abuso aún más grave y le gritaron para interrumpir su accionar, entonces escapó del lugar con la niña”, explicaron los encargados de la pesquisa.

Como resultado de esa denuncia, LVT fue condenado por tentativa de abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual gravemente ultrajante, ambos delitos calificados por el vínculo. A estos hechos se sumaron los caratulados bajo la figura de abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual gravemente ultrajante calificados por la convivencia preexistente y por ser la víctima menor de 18 años.






Comentarios